Viaje al territorio de San Blas Guna Yala en Panamá

San Blas, además de ser un archipiélago de islas e islotes digno de cualquier postal vacacional, es el territorio de los Guna Yala.

Nosotros, antes de viajar a San Blas, habíamos leído y preguntado, y la verdad es que es un lugar que no puedes dejar de visitar.

Su historia y su realidad actual es algo que todavía nos sorprende.

Se puede decir que es la única comunidad indígena de todo el continente americano, donde tienen verdadero poder y autogobierno sobre su territorio y costumbres.

Dónde está San Blas

San Blas se encuentra en la provincia de Guna Yala, al norte de Panamá, en el mar Caribe.

Con estas credenciales, puedes imaginar, y no te equivocarás, que el lugar es simplemente espectacular.

Esta provincia llega hasta la frontera norte de Colombia.

De hecho, es habitual que los veleros lleguen desde la ciudad de Cartagena de Indias, en Colombia, y hagan una larga parada en estas idílicas islas.

Origen del Guna Yala

Pues bien, los Guna Yala llegaron desde lo que hoy conocemos como Colombia a este territorio hace más de ciento cincuenta años.

Son los dueños de este territorio, pues en 1870 ya fue reconocido por Colombia.

Pero todo cambió en 1903, cuando Panamá se independizó de Colombia, siendo su propio país, e ignorando algunos acuerdos como el que reconocía el territorio de Guna Yala.

Esto supuso perder la propiedad del territorio, además de quedar dividido entre dos países, Panamá y Colombia.

El gobierno de Panamá decidió que toda cultura y lengua indígena debía ser eliminada.

Y esto afectó mucho a la Guna.

Esto generó una fuerte resistencia por parte de esta comunidad indígena, hasta la Revolución Dule de 1925, cuando declararon su independencia y se autodenominaron República de Dule.

El conflicto no duró mucho, pero como siempre significó la muerte, pero lograron que el gobierno panameño reconociera su autonomía.

No sólo eso, sino que también se comprometió a preservar su cultura y su lengua.

Congreso General Guna

El Congreso General Guna es el órgano de gobierno de este territorio.

De hecho, las leyes panameñas no se aplican en el territorio de Guna Yala.

Este autogobierno ha llegado a tal punto que la policía panameña no puede entrar en este territorio para detener a nadie, por ejemplo.

Este Congreso General está formado por representantes de los congresos locales y comarcales.

Se trata de un congreso consultivo, deliberativo, ceremonial, cívico y ejecutivo.

Se reúne dos veces al año, y además de ser una herramienta muy fuerte de cohesión de toda la comunidad, toma las decisiones que van a afectar a su territorio, buscando siempre su bienestar.

Y cuando hablamos de bienestar, hablamos de preservar la naturaleza, de ayudar a la comunidad y de intentar tener un equilibrio entre desarrollo, cultura y economía.

El Congreso General Guna tiene representación en el parlamento panameño, por lo que tiene cierta influencia.

Además, al ser una de las zonas más visitadas del país.

Sus banderas

Los Guna Yala tienen dos banderas, que verás en casi todas partes.

Pero hay uno que, si es español, va a llamar mucho la atención.

El primero es muy reciente, del año 2010, tiene tres colores horizontales, rojo, amarillo y verde, con dos brazos cruzados y ocho estrellas.

La segunda es mucho más controvertida.

Cuando lo vi, sentí una gran necesidad de saber por qué tenían esa bandera.

Es una bandera como la española, pero con una esvástica en el centro, sí, yo también me quedé con ella.

Bueno, esta bandera representa el levantamiento contra el gobierno panameño y la Revolución Dule, nada que ver con lo que significaría fuera de ese contexto.

Así que, cuando la veas, no tengas miedo, es la bandera de su revolución.

No olvide contratar un seguro de viaje si viaja a Panamá.

Te contamos cómo encontrar el mejor seguro de viaje para viajar a Panamá, y por ser nuestro lector, puedes aprovechar un descuento 5% haciendo clic aquí.

El Guna Yala y el turismo

A San Blas vienen muchos turistas cada año, nada más y nada menos que unos cien mil.

Esto significa que para ellos, este turismo es algo muy importante, pero por otro lado, parece que no llega a todos de la misma manera.

En las islas en las que hay alojamientos y son gestionados por una o varias familias, el impacto económico es mayor.

Pero aun así, el analfabetismo y la pobreza siguen existiendo.

Pero algo que los Guna Yala no quieren es que este turismo afecte a su cultura de tal manera que la arrastre al olvido.

Y por ello, intentan concienciar a los visitantes de lo importante que es preservar su modo de vida.

Así que hay dos líneas que el Congreso General Guna ha impuesto en su territorio.

San Blas

Por un lado, no se permite la inversión en turismo por parte de empresas o inversores extranjeros.

Y, por otro lado, no se permite a ninguna familia llevar a cabo un modelo turístico distinto al marcado por el congreso.

Un ejemplo es la venta o alquiler de islas a inversores.

Turistas

Creo que es muy importante, para preservar el entorno y su cultura, que los visitantes seamos conscientes de ello.

Una de las primeras normas que nos dijeron fue que está prohibido fotografiar los rostros de los Guna Yala sin su consentimiento.

No hay que tratarlos como si fueran parte de un zoológico, aunque sean diferentes, estamos en su territorio y eso hay que respetarlo.

También hay un límite en el número de veleros que pueden entrar en su territorio, además del impuesto por entrar en él.

Y los trabajadores tienen que ser Guna Yala.

Otra cosa que debemos tener en cuenta como visitantes es la gestión de los residuos.

Si traes plástico, como botellas de agua, devuélvelas a la ciudad de Panamá o a tu próximo destino fuera de esta provincia.

Para ellos, la gestión de los residuos no es fácil, y menos aún para las islas.

No tires residuos al mar, y el plástico cero debe ser algo que tengamos presente en todo momento.

Cómo llegar a San Blas

El viaje a San Blas (puerto de Carti) desde Ciudad de Panamá dura unas tres horas.

En el momento en que se entra en la carretera que lleva al puesto de control de Guna, se convierte en una auténtica carretera de montaña.

El paisaje es espectacular, y sólo se puede ir en 4×4, con otro tipo de vehículo sería imposible llegar.

Esta carretera atraviesa la Reserva de Nusagandi.

El paisaje es de un verde intenso, se nota el grado de conservación, tanto que dicen que es una de las reservas mejor conservadas del mundo.

Por suerte, parece que no han deforestado ni tienen intención de hacerlo, así que crucemos los dedos.

Al llegar al puesto de control, primero es la policía panameña a la que hay que mostrar el pasaporte.

Una vez que le dejen pasar, el siguiente control es el Congreso General Guna.

Vuelven a pedirte el pasaporte y tienes que pagar una cuota de entrada a su territorio.

El dinero que sacan de esta entrada, lo dedican a proyectos para la comunidad, así como a la conservación de su territorio.

Quizá sea ésta una de las razones por las que no necesitan deforestar sus tierras.

Islas en San Blas

Estuvimos en la isla de Chichime, y desde allí pudimos visitar otras islas cercanas.

La verdad es que nos sentimos en un paraíso lejos de la civilización.

Una experiencia que realmente valió la pena.

Puedes echar un vistazo a este artículo, Isla Chichime, un paraíso en San Blas, Panamá, donde te contamos nuestra experiencia allí, qué hicimos, qué islas vimos y qué puedes hacer en este pequeño paraíso de 365 islas del Caribe.

A continuación te contamos, según el número de visitantes, qué islas son más tranquilas y cuáles están más concurridas.

De este modo, podrá elegir el que mejor se adapte a lo que está buscando.

Muy concurrido

Isla Diablo, Isla Perro Grande, Isla Perro Chico, Isla Aroma e Isla Senidup son algunas de las islas más concurridas de San Blas.

Algunas de estas islas están muy concurridas por su proximidad al puerto de Carti.

Otros son bastante baratos, por lo que va mucha gente y siempre están llenos.

Si tu presupuesto no es demasiado elevado y no te importa compartir tu tiempo en la isla con otros visitantes, son una buena opción.

Muy tranquilo

Cayos Holandeses y Chichime son las islas más tranquilas de San Blas.

Esto se debe principalmente al hecho de que están bastante lejos de Puerto Carti.

Y si se tarda una hora en llegar a Chichime, se tarda al menos media hora más en llegar a los Cayos Holandeses.

Contratar una excursión a San Blas

Contratamos la excursión a Chichime en el albergue El Machico, donde no nos alojamos la noche anterior.

Durante nuestra estancia en la isla de Chichime, nos alojamos en las Cabañas Wichudub, Argelio, el responsable del alojamiento, nos dijo que ellos también organizaban todo el viaje, y que quizás con ellos, sacando un intermediario, sería más barato.

Tenga en cuenta que las islas se llenan más los fines de semana, ya que muchos panameños van allí.

Durante la temporada de lluvias estará más vacía que en la temporada seca, pero evite las vacaciones del 2 al 4 de noviembre.

Durante esos días las zonas más turísticas del país están llenas, y eso incluye Santa Catalina, Bocas del Toro, Boquete y San Blas.

La isla de Chichimé, un paraíso en San Blas, Panamá

San Blas, ese archipiélago caribeño en Panamá, era uno de los lugares que queríamos visitar sí o sí.

Las razones eran variadas.

Por un lado, queríamos acercarnos a un lugar autóctono y conocerlo de primera mano.

Pero también queríamos disfrutar quizás de uno de los paraísos del Caribe, de todo el Caribe, no sólo de Panamá.

Y, por supuesto, queríamos comprobar si esas imágenes que habíamos visto de islas de postal eran ciertas o no.

Te digo que son reales, tan reales que parece increíble que estén ahí, así, con palmeras, agua cristalina, arena blanca y cabañas rudimentarias.

Nuestra experiencia Robinson Crusoe en una isla perdida del Caribe estaba a punto de comenzar.

Este archipiélago cuenta con 365 islas e islotes, ¡un buen plan sería pasar un día en cada uno de ellos durante un año! Pues bien, de todas estas islas, sólo unas 50 están habitadas.

Y sólo están habitados por los Guna Yala, ya que son los dueños de este territorio.

Y son ellos los que gobiernan y autogestionan estas islas.

Un paraíso para los casi cincuenta mil Guna Yala que viven en este archipiélago.

Un poco de historia Guna Yala

Al ser una zona indígena, quisimos conocer un poco su historia antes de llegar, pero la verdad es que descubrimos mucho más hablando directamente con ellos.

Cuando llegamos al puerto de Cartí, donde llegan los barcos de las diferentes islas, algo que me llamó mucho la atención fue que había una bandera con los colores de la española con una esvástica, pero al contrario, ¿dónde estoy?

Pues bien, nada más llegar a nuestra isla, no tardé en preguntar por esa bandera, ya que estaba por todas partes, barcos, cabañas, embarcaderos...

Y así conocimos el motivo de esta bandera y la historia de Guna Yala.

El pasado

Es en el año 1925 cuando los Guna Yala se levantan contra Panamá.

Consideran que Panamá es un país colonizador, al igual que Colombia, ya que anteriormente Panamá, Colombia, Venezuela y Ecuador eran un país.

Tras independizarse de España, estos cuatro países formaron los Estados Unidos de Colombia.

Las leyes restrictivas, los impuestos y el aplastamiento de la cultura Guna Yala les hicieron levantarse en armas.

Tras una guerra con Panamá, lograron independizarse de sus territorios, donde la ley, que aún prevalece, es la Guna Yala.

Nos dijeron que la bandera que habíamos visto y que nos había dejado a cuadros, era la que usaron durante su guerra contra Panamá.

Ya que definió la lucha contra los colonos españoles y panameños.

El presente

En la actualidad, San Blas y toda la comarca de Guna Yala, que también tiene territorio en el continente, se rigen por sus leyes.

Tienen representación en el Congreso panameño.

Se administran a través de los consejos locales (cada isla, si está habitada, forma un consejo).

Por encima de estos consejos locales está el Gran Congreso, que reúne a todos los consejos locales y es donde se toman las decisiones que afectan a la comunidad.

San Blas Chichime

Tienen todo el poder sobre los recursos naturales de esta región y la forma de utilizarlos.

Si hay algo que me gusta es que la zona del continente es muy salvaje y está preservada de una posible deforestación.

Además, el archipiélago está limpio, como siempre, en la medida de lo posible, ya que el plástico llega a todas partes.

Los Guna Yala hablan su propia lengua, el dule, y para nosotros es incomprensible.

Pero si les preguntas cómo se dice "Hola" o alguna otra palabra, y luego la usan, les encantará.

Isla de Chichime

Como he mencionado anteriormente, son 365 las islas que componen el archipiélago, pero no todas, aunque algunas están preparadas para la llegada de turistas.

Elegimos esta isla, Chichime, porque donde compramos el tour de 4 días, nos dijeron que era una de las más tranquilas, además de estar muy cerca del Guna Yala durante nuestra estancia.

Nos enseñaron algunas fotos, y después de asombrarnos, no dudamos en ir allí.

Creo que fue una muy buena elección.

La comunidad de Guna Yala es distante, pero hubo varias personas que fueron muy amables desde el principio.

Tanto es así, que cualquier pregunta que les hicieras sobre ellos, te lo dirían todo.

Nos sentimos realmente acogidos y atendidos durante el tiempo que estuvimos allí.

La isla no es muy grande, se tarda unos 25 minutos en recorrerla, pero tiene unas playas y un agua increíbles.

Desde Carti se tarda aproximadamente una hora, lo que hace que no llegue mucha gente, ya que hay otras islas que están más cerca y, por su proximidad a la costa, son más turísticas.

En esta isla hay tres alojamientos diferentes, con bastantes cabañas, muy pocas, por lo que es difícil verte desbordado de gente.

Esto hace que te sientas cómodo, muy cómodo.

Los guna de esta isla viven junto a las cabañas de los visitantes, es decir, casi al lado de la playa.

Al ver las cabañas así, uno se siente como si estuviera viendo un documental, ya que las mujeres se visten con trajes tradicionales, y su forma de vida ha cambiado poco en las últimas décadas.

El centro de la isla está lleno de palmeras y una pequeña selva.

Los cocos de las palmeras son una de sus fuentes de ingresos más importantes, así que si quieres un coco, se lo pides a ellos, no a ti.

Y la única fauna que hay aquí, aparte de los visitantes, son dos loros y una ardilla.

Frente a Chichime suelen fondear algunos veleros procedentes de Colombia, de Cartagena de Indias, a este idílico archipiélago.

No olvide contratar un seguro de viaje si viaja a Panamá.

Te contamos cómo encontrar el mejor seguro de viaje para viajar a Panamá, y por ser nuestro lector, puedes aprovechar un descuento 5% haciendo clic aquí.

Qué hacer en la isla de Chichime

No te olvides de llevar gafas de snorkel y de tubo, aunque si no las tienes, te alquilarán las que tengan.

Prepárese para disfrutar de una increíble vida marina.

Haga snorkel, tome el sol, túmbese en una hamaca y descanse.

Pero además, dentro del precio que pagas por ir a esta isla, se incluye una excursión para ver otras islas y hacer snorkel.

Snorkel

Una de nuestras actividades diarias era nadar y descubrir peces y más peces.

Vimos tiburones de punta blanca, como en Santa Catalina, manta rayas enormes, y cuando digo enormes, quiero decir muy enormes.

También vimos muchas estrellas de mar, interminables bancos de peces de colores y un coral en perfecto estado.

Puede nadar hasta la barrera de coral, tomárselo con calma ya que no hay prisa, y verá todo tipo de peces.

Si le gusta bucear, Chichime es un paraíso.

Además, la visibilidad del agua es enorme.

En cuanto a la excursión que hicimos, visitamos los siguientes lugares.

Piscinas naturales

Cerca de la barrera de coral hay una piscina natural en la que se puede nadar.

No cubre mucho, por encima de las rodillas.

El agua es como una balsa, ya que no hay corrientes ni nada parecido.

Isla Fragata

Esta isla es la típica isla de postal.

O mejor dicho, típica, ya que es una pequeña isla de la que sale una lengua de arena que se une a otra isla aún más pequeña.

Se puede pasear por ella, y como es el destino de algunas excursiones, hay puestos donde se pueden comprar algunos restos.

Isla de los barcos hundidos

Esta isla no tiene mucho en tierra, pero en el mar, hay un naufragio, un pecio.

De hecho, pasamos más de una hora dando vueltas, buceando alrededor de este barco.

Lleva tanto tiempo hundida que ya tiene auténticos corales de distintos colores pegados a sus paredes.

Además, hay algunos rincones que le harán sentirse como Jaques Cousteau.

Realmente me encantó este lugar.

No me hubiera importado volver más veces.

Miles de peces han tomado este barco como propio, un lugar para reunirse, comer o incluso vivir.

Un verdadero placer.

Otras islas de San Blas

Como he mencionado anteriormente, son 365 las islas que componen este archipiélago, y no todas están habitadas, ni se puede ir a alojar en ellas.

A continuación te presentamos algunos de los más comunes, para que te hagas una idea de lo que ofrece cada uno.

Muy concurrido

Isla Diablo, Isla Perro Grande, Isla Perro Chico, Isla Aroma e Isla Senidup son algunas de las islas más concurridas de San Blas.

En algunos casos por su proximidad al puerto de Carti, y en otros porque son bastante baratos.

Así que si tu presupuesto no es demasiado alto y no te importa compartir el tiempo en la isla con otros visitantes, son una buena opción.

Muy tranquilo

Cayos Holandeses y Chichime son las islas más tranquilas de San Blas.

Esto se debe principalmente al hecho de que están bastante lejos de Puerto Carti.

Y si se tarda una hora en llegar a Chichime, se tarda al menos media hora más en llegar.

Eso sí, está garantizado que te sentirás un poco Robinson Crusoe en un lugar espectacular.

La mejor época del año para visitar San Blas

Elegir la mejor época para viajar a San Blas es importante, y te lo digo por experiencia.

Viajamos en el mes de noviembre, cuando es la temporada de lluvias, y también, la fiesta más importante del país.

Así que, cuando llegamos a Carti, empezó a llover como si no hubiera un mañana.

Algo exagerado.

Tuvimos que poner nuestras mochilas, cámaras, etc, en bolsas de basura bien cerradas para evitar que se mojaran.

Cuando llegamos a Chichime, después de más de una hora en barco, achicando agua, y con el mar súper agitado, seguía lloviendo.

La verdad es que el viaje no fue el mejor debido a estas condiciones meteorológicas.

Durante los cuatro días que estuvimos, salvo el primero que llovió hasta el mediodía, el resto estuvo bien.

El segundo día fue muy bueno, tanto por el sol como por el calor.

En San Blas, al tener un clima tropical, las temperaturas son suaves durante todo el año.

Al tercer día, vimos formarse una verdadera tormenta tropical.

De repente, el cielo del fondo se volvió negro, y cuando aquel negro se acercó a nosotros, empezó a hacer mucho viento.

A causa de este viento, las ramas de las palmeras y los palmitos parecían sufrir para mantenerse en su sitio, y empezó a llover con fuerza.

Pero después de dos horas, el día siguió siendo muy bueno, y nuestro cuarto día también fue un buen día.

Pero hay que tener en cuenta que la temporada más lluviosa en esta región de Guna Yala es de noviembre a febrero.

Cómo llegar a San Blas

Puedes ir a San Blas por tu cuenta, pero dependiendo del tiempo que tengas, puede que no merezca la pena.

Y también es diferente si vas el fin de semana o de lunes a viernes.

Descartamos esta opción, ya que implicaba demasiada logística.

Y aparentemente en el camino, yendo en un día lluvioso sin ser fin de semana, no hubiéramos podido conseguir 4×4 para ir desde el cruce de la carretera panamericana hasta el puerto.

Después de dar vueltas y hacer llamadas, compramos un tour que por $220 por persona incluía los viajes desde Ciudad de Panamá hasta Carti.

El barco de Cartí a Chichimé y vuelta, el alojamiento y las tres comidas del día.

También compramos agua embotellada, ya que no hay mucha agua corriente en la isla.

Pero recuerda una cosa, si llevas plástico a las islas, debes devolverlo contigo.

La gestión de los residuos en las islas no es fácil.

Contratar una excursión a San Blas

Como os he dicho antes, lo contratamos en el albergue El Machico, donde no alojamos la noche anterior.

Pero cuando estuvimos en la isla de Chichime, nos alojamos en las Cabañas Wichudub, Argelio, el responsable del alojamiento, nos dijo que ellos también organizaban todo el viaje, y que quizás con ellos, sacando un intermediario, sería más barato.

En cualquier caso, tenga en cuenta que las islas están más llenas de visitantes durante los fines de semana, ya que muchos panameños van allí.

Y durante la temporada de lluvias va a estar más vacío que en la temporada seca, pero evita el feriado del 2 al 4 de noviembre.

Durante esos días las zonas más turísticas del país están llenas, y eso incluye Santa Catalina, Bocas del Toro, Boquete y San Blas.

Ahora te toca a ti

Ahora me gustaría saber, ¿tienes alguna pregunta?

¿O quizás tiene alguna información que añadir?

En cualquier caso, hágamelo saber en los comentarios a continuación

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *