En el corazón de un mar tranquilo y seguro, Cuba ofrece muchos sitios de buceo, cada uno maravilloso desde el otro.

Lo que hace que las exploraciones marinas sean aún más fascinantes es el impresionante número de galeones y barcos piratas que encallaron en el transcurso de los siglos XXVIII y XIX y que aún permanecen en las profundidades.

Esto no disgusta a los habitantes del mar, que encuentran en él refugio, colorido y abundancia de peces.

De norte a sur o de oeste a este, la isla es una mina para los amantes del mar, los aventureros o los buceadores en busca de nuevos paisajes que explorar. He aquí algunos ejemplos.

Artículos relacionados

Avalon - Jardines de la Reina

El archipiélago de Jardines de la Reina tiene fama de ser uno de los mejores lugares de buceo y pesca del mundo.

Gracias a su aislamiento y a las medidas de protección medioambiental, el parque marino cuenta con una abundante fauna de meros gigantes, barracudas, rayas, obispos, tortugas y tiburones de arrecife.

El Avalon está reservado para los entusiastas de los tiburones.

A 25 metros, donde la visibilidad es buena y las corrientes son débiles, se pueden ver hasta veinte tiburones de arrecife.

Este sitio no es para los tímidos.

Cueva Azul - Isla de la Juventud

La Isla de la Juventud tiene, en su haber, el mayor número de puntos de inmersión de Cuba (56 puntos). Este paraíso natural alberga corales gigantes, cuevas, galerías, enormes "panes de azúcar", impresionantes paredes y una gran variedad de peces.

La Gruta Azul, un lugar ideal para el buceo, es accesible a través de una galería con tres salidas diferentes (la salida se encuentra a una profundidad de 35 o incluso 42 metros).

Además, esponjas, formaciones coralinas y bancos de manjúas dan la bienvenida a los buceadores.

Antes de abandonar este mágico lugar, se encontrará a una profundidad de 1.500 metros.

Yemayá - María la Gorda

María la Gorda y el Cabo de San Antonio, los dos centros de buceo internacionales, tienen los sitios de buceo más variados de la isla.

Situadas en el extremo occidental de Cuba, son lugares románticos con inolvidables puestas de sol en playas de arena blanca.

El sitio conocido como Yemayá es especial.

Tendrá que descender por una pared vertical y entrar por una misteriosa cueva tras observar una profusión de peces, gorgonias gigantes y corales negros.

Martín, guía e instructor de buceo, es la persona especializada para acompañarte en esta excursión marina.

Ojo del Megano - Varadero

Situado a unos 6 km de la costa. La expedición está organizada por el Club Barracuda de Varadero.

Ojo del Megano es una galería vertical (en inglés, "blue hole"), es decir, una antigua cueva submarina cuyo techo se ha derrumbado. A sólo diez metros de profundidad, la cueva es un refugio natural para varias especies de peces, como pargos, barracudas y chernas, además de depredadores.

Las paredes están cubiertas por un gran número de langostas y varios peces de coral.

Con una circunferencia de 45 metros y una profundidad de más de 70 metros, el Ojo del Megano ofrece un viaje fácil y agradable.

Banco de Jagua - Cienfuegos

La excursión está organizada por el Faro Luna Club en un día tranquilo, a unos 80 km de la costa.

El Banco de Jagua parece una montaña que emerge de un abismo, de ahí la dificultad de la inmersión.

A una profundidad de 18 a 40 metros, se puede admirar una gran variedad de corales, esponjas y diversas especies marinas, como barracudas, lubinas, chernas, pargos, peces loro, rayas venenosas, tortugas, gatas, tiburones de arrecife, tiburones martillo y, según la temporada, tiburones ballena.

Colón - Santiago de Cuba

A 100 km de la ciudad de Santiago, en un hermoso lugar conocido como La Mula, donde el río Turquino desemboca en el mar Caribe.

El Colón contiene los pecios mejor conservados de la época colonial.

A sólo seis metros de la costa se puede bajar directamente a la popa y si se va hacia la proa, a 32 metros, se aprecian otros restos.

El fondo está cribado con balas, casquillos y otras piezas metálicas.

Las piedras arrastradas por la corriente producen un sonido místico que da un toque mágico al lugar.

Tiburones Toro

Centro de Amigos de los Tiburones, Playa Santa Lucía

Aquí hay otro sitio para los amantes de los tiburones.

Como la visibilidad no es muy buena, elija un día claro para presenciar la alimentación de los tiburones ballena por parte de buceadores experimentados.

Esto tiene lugar a una profundidad de 28 metros durante el flujo y reflujo del mar.

El Acuario - Cayo Largo

Las playas de esta pequeña y hermosa isla tienen la arena más blanca y fina del archipiélago.

Encontrará un gran número de gaviotas, pelícanos, tortugas marinas e iguanas.

Además, las aguas contienen más de treinta puntos de inmersión.

El Acuario se encuentra a quince metros de profundidad, donde viven peces coralinos, rayas venenosas, obispos, tortugas y gatas.

El Ebano - Playa Girón, Bahía de Cochinos

Veinticuatro puntos de inmersión se encuentran dispersos desde Playa Larga hasta Playa Girón, todos ellos accesibles desde la costa.

Un mar turquesa de aguas muy claras invita a practicar el buceo y el submarinismo y ofrece una excelente visibilidad.

Cerca de la costa, descendemos por un hermoso cañón hasta el punto en que la pared se eleva a 23 metros de profundidad.

En este lugar no hay una gran variedad de peces, pero la pared y el mar son espectaculares.

Bajo el acantilado, a la vuelta, hay que visitar las pequeñas cuevas, otro de los atractivos del lugar.

Boca de Caldera - Habana del Este

Boca de Caldera puede considerarse la mejor zona de buceo de La Habana, a la que se accede a través de la costa rocosa.

Tendrás que nadar unos 200 metros.

A cinco metros de profundidad, encontrará una pequeña cueva que le conducirá a la primera pared de 12 metros.

Además, la buena visibilidad y la ausencia de corrientes marinas le permitirán disfrutar de un impresionante jardín de corales, esponjas y gorgonias, así como de una gran población de peces coralinos.

Eric Testi es un ávido buceador que tiene en su haber más de 3.500 inmersiones, la mayoría de ellas en aguas cubanas.

Junto con su esposa, Déborah Andollo, el instructor de buceo ha participado en varios documentales submarinos, el último con la NHK de Japón, además de su participación en varios proyectos de defensa del medio ambiente.

Ahora te toca a ti

Ahora me gustaría saber, ¿tienes alguna pregunta?

¿O quizás tiene alguna información que añadir?

En cualquier caso, hágamelo saber en los comentarios a continuación

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *