Artículos relacionados

Breve descripción histórica 

Es una de las ciudades con más tradición histórica del Nuevo Mundo.

Fue fundada en 1515 por Diego Velázquez, con el nombre de San Cristóbal de la Habana en un lugar de la costa sur, cerca de la actual población de Surgidero de Batabano, unos años después hacia 1519, sus habitantes se trasladaron a la parte norte de la isla.

Debido a su situación privilegiada se convirtió en un punto importante en la ruta entre América y la Península y por ello atrajo frecuentemente los ataques de los piratas.

Para defenderla, en el siglo XV se construyó un sistema defensivo basado en fortalezas que se completó en el siglo XVII.

En 1592 fue declarada ciudad por Felipe II y en 1607 se convirtió en la capital de la isla por Real Cédula, honor que hasta entonces ostentaba Santiago de Cuba.

En 1762 fue conquistada por los ingleses y fue devuelta a España por la paz de París (1763), a cambio del territorio de Florida.

Durante el siglo XVIII comenzó su crecimiento económico que continuó durante los siglos XIX y XX.

En 1898, tomando como pretexto el bombardeo del acorazado Mane, en su puerto, Estados Unidos declaró la guerra a España y el 1 de enero de 1899 la isla proclamó su independencia bajo ocupación americana.

La ciudad adquirió una fisonomía moderna y hasta la revolución comunista fue un paraíso para el turismo estadounidense.

Desde 1959 se convirtió en uno de los centros revolucionarios de América Latina y África.

La caída del comunismo en la URSS y el bloqueo estadounidense le dan un futuro incierto.

Historia de La Habana : La Fundación

Sebastián de Ocampo, el primer navegante que se acercó a la zona de la futura Habana en 1508, hizo escala en la bahía que hoy alberga el puerto de la capital.
En 1511, Diego Velázquez partió para tomar posesión de Cuba, acompañado por Hernán Cortés.

Comenzó una conquista despiadada, perseguida en México en nombre de los soberanos de España.

En 1519, Pánfilo de Narváez, por encargo de Diego Velásquez, fundó la ciudad de San Cristóbal de La Habana.

La primera misa y el primer cabildo se celebraron el 12 de noviembre de 1519, bajo una ceiba, en el mismo lugar donde hoy se levanta El Templete, monumento erigido en la Plaza de Armas, en recuerdo de estos hechos.

Conscientes de la excepcional configuración de la bahía, los españoles establecieron un gran puerto en el que se detenían todos los barcos cargados con las riquezas del Nuevo Mundo en su camino hacia la Península Ibérica.

Muy pronto, la ciudad se estableció como un importante centro comercial y una de las cabezas de puente de la conquista de América.

Historia de La Habana: cuando se convirtió en capital

La Habana se convirtió en la capital en 1553 (después de Santiago), y fue un imán para los corsarios, los francotiradores y otros piratas en aguas del Caribe.

En 1555, Jacques de Sores, un famoso pirata francés, atacó La Habana, tomó las fortificaciones y saqueó la ciudad.

Todos los archivos desaparecen en el fuego.

En respuesta a este desastre, el primer gobernador de Cuba, Hernando de Soto, ordenó la construcción de un vasto complejo defensivo que incluía varias fortalezas: Castillo de la Real Fuerza (1558), San Salvador de la Punta y Los Tres Reyes del Morro (1589-1597).
En 1561, la Corona española ordenó la concentración de barcos de las colonias del Nuevo Mundo en el puerto de La Habana, ahora asegurado: Veracruz en México, Portobelo y Nombre de Dios en el istmo centroamericano, y Cartagena de Indias en el Virreinato de la Nueva Granada (Colombia).

De estas lejanas tierras llegaban a Cartagena de Indias el oro y la plata, las plantas para teñir tejidos o la lana de alpaca para tejer suntuosas capas decoradas con plumas de aves exóticas.

Las maderas preciosas se destinaban a los carpinteros de Granada y las pieles a los curtidores de Córdoba.

Todas estas riquezas se acumulan en los almacenes del puerto y se suman a las frutas y hortalizas, el maíz, las patatas, las batatas, la mandioca y el cacao, y luego se envían.

La importación más importante de Cuba es, sin duda, el tabaco, que poco a poco se va introduciendo en los brillantes salones de Madrid, Sevilla y Toledo.

La Habana es tan estratégica para las colonias de América como para Oriente.

A partir de 1565, los barcos de Manila y Filipinas descargan porcelana de China, abrigos de seda bordados, perlas, perfumes, marfiles y lacas.

En 1592, el rey Felipe II de España quiso hacer de La Habana la llave del Nuevo Mundo.

En 1598, hay casi 4.000 habitantes.

En 1665, la reina gobernante María Ana de Austria reconoció el escudo de La Habana, al que se añadió el lema Siempre fidelísima ciudad.

El escudo se compone de tres castillos de plata sobre campo de azur, símbolo de las tres fortalezas que vigilan el puerto, y una llave de oro que debía abrir el camino de las Indias.

Capital próspera en el corazón de la industria azucarera y tabacalera

El aumento del cultivo de la caña de azúcar y del tabaco intensifica las necesidades de mano de obra.

A partir de la segunda mitad del siglo XVII, La Habana se convirtió en uno de los principales centros del comercio de esclavos del Caribe.

Entre 1600 y 1862, el número de esclavos en la isla pasó de 4.000 a 445.000.
Con el auge de la producción de azúcar en el siglo XIX, La Habana disfrutó de los beneficios de la prosperidad.

El centro de la ciudad se transformó.

Se construyen nuevas arterias como el paseo de Carlos III (actual Salvador Allende), Balascoain, Galiano, Alameda de Isabel II (actual Paseo del Prado), Infanta.

Las calles se iluminaron y el primer tramo del ferrocarril, que unía Villanueva, La Habana y Bejucal, se inauguró en 1837.

El telégrafo comenzó a funcionar en 1853, y la expansión del

El telégrafo entró en servicio en 1853, y la expansión territorial hizo necesario en 1863 derribar la muralla que rodeaba la capital.

Verdadera perla del Imperio español, La Habana está dotada de espléndidos palacios.

La actividad comercial se intensifica, combinada con una vida social e intelectual muy rica.

Corolario de estas evoluciones, es en este momento cuando surge la reivindicación independentista.

Ya no hay nada entre el poder colonial y los criollos, descendientes de los españoles, que ahora rechazan la tutela de Madrid.

Más información : Historia de La Habana Wikipedia

havana cubaPin
Historia de La Habana: desde su fundación hasta hoy

Historia de La Habana: los objetivos independentistas

En 1810, se fomenta la primera conspiración contra España en La Habana.

Severamente reprimida, no impidió el aumento de la protesta.

Casi 60 años después, en 1868, estalló la primera Guerra de la Independencia de Cuba, que terminó en 1878 (Guerra de los Diez Años).

En 1895 comenzó una nueva guerra de independencia dirigida por José Martí.

El 15 de febrero de 1898, la explosión del crucero estadounidense Maine en la rada de La Habana sirvió de pretexto a Washington para intervenir, aunque antes las tropas españolas tuvieron que rendirse ante los indpendentistas cubanos.

El 1 de enero de 1899 se proclamó la República de Cuba.

havana transporte cubaPin
Historia de La Habana: desde su fundación hasta hoy

Historia de La Habana : Zona de juegos americana

A la dominación española le siguió la de Estados Unidos.

Las clases sociales ya acomodadas disfrutaron de una renovada prosperidad, pero la miseria persistió entre los estratos más desfavorecidos.
Muchos estadounidenses hicieron de Cuba "su patio de recreo" en la década de 1920, mientras Estados Unidos vivía la Ley Seca.

En Cuba se establecieron bares, cabarets y casinos, especialmente en La Habana.

La corrupción, el juego y la prostitución golpean con fuerza a la capital cubana.

Ante la desintegración social agravada por la crisis económica de 1929, la ira y el descontento ganan terreno.
La Revolución triunfa en La Habana
Tras su exilio en México, los revolucionarios desembarcaron clandestinamente en diciembre de 1956 en la costa sureste del país e iniciaron la lucha armada desde la Sierra Maestra.

havana cubaPin
Historia de La Habana: desde su fundación hasta hoy

Historia de La Habana : La revolución triunfará finalmente en 1959

Camilo Cienfuegos fue el primero en entrar en La Habana, al frente de sus hombres, seguido de Ernesto Che Guevara el 4 de enero, y de Fidel Castro el 8 de enero.
Nada más llegar al poder, el gobierno intenta construir Cuba Nueva.

Se nacionalizan los activos de las empresas extranjeras.

Cuba continúa su marcha hacia el sueño comunista

La década de 1970, un período de dominación soviética

Una economía fuertemente centralizada y el fracaso del proyecto de crecimiento industrial de los años 60, junto con el largo y pesado embargo impuesto por Estados Unidos, contribuyen a frenar el desarrollo económico de Cuba.

El país evitó a duras penas la asfixia gracias a las subvenciones soviéticas, estimadas en 5.000 millones de dólares.

La Habana se ve directamente afectada por estas dificultades financieras y la vida cotidiana de sus habitantes se ve afectada.
Período especial y pobreza extrema en La Habana
A finales de los años ochenta, la desaparición del campo socialista -con el fin de la URSS en 1991- provocó un fuerte agravamiento de las dificultades económicas.

A falta de todo (comida, electricidad...) los habitantes de La Habana intentan arreglárselas como pueden.

Cuentan los capitalinos que vivieron esta época que los gatos y las ratas de la capital desaparecieron porque los cubanos se morían de hambre, y que el queso fundido de las pizzas se sustituyó por plástico fundido para llenar tanto la barriga que las neveras estaban vacías...

Este periodo es denominado modestamente por las autoridades como "periodo especial".

Guía de viaje de CubaPin
Historia de La Habana: desde su fundación hasta hoy

La crisis económica golpea a La Habana

A pesar del fin del periodo de especialización que posibilitaron las reformas de mercado de 1993 a 2000 (autoposesión de divisas, creación de pequeñas cooperativas agrícolas, desarrollo del empleo privado, apertura a la inversión extranjera) y de una cierta vuelta al crecimiento, Cuba sigue teniendo graves problemas económicos.

La situación se agrava con la crisis financiera de 2008-09.

El despido de al menos una cuarta parte de los funcionarios del país, que se iniciará en 2011, atestigua esta difícil situación; 1,3 millones de empleados serán despedidos de las empresas estatales en 2013.

La Habana, donde se encuentran las principales empresas estatales, se ve especialmente afectada por estos despidos.

Las reformas de Raúl Castro

Las reformas de tendencia liberal fueron lanzadas por Raúl Castro en agosto de 2010 para salvar la economía cubana, y este cambio se confirmó en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba en abril de 2011.

Ahora es legal crear una pequeña empresa por cuenta propia.

En La Habana empiezan a surgir cientos de empresas privadas que impulsan la economía local.

La capital cuenta ahora con un número exponencial de empresas de propiedad privada, y cada día se abren otras nuevas.

Estos van desde tiendas de manicura, paladores, chóferes privados y gimnasios hasta negocios de propiedad privada.

Todo el mundo en La Habana quiere tener su propio negocio.

La ciudad hoy

Una ciudad mixta.

Resueltamente colorida, como el resto del país, La Habana mezcla blancos, negros y mestizos, que conviven en armonía en el mismo territorio.

En este ámbito, los resultados obtenidos por la Revolución son bastante claros.

El racismo que prevaleció hasta los años 50 ha sido sustituido por un nuevo tipo de racismo.

A esto le ha seguido una mezcla social inédita y fértil, desgraciadamente a veces teñida de prejuicios firmemente arraigados en las mentalidades.
Un barrio histórico rehabilitado.

En los últimos treinta años, el distrito histórico, la Habana Vieja, ha sido continuamente restaurado y los resultados son notables.

Una rehabilitación que puede parecer milagrosa, pero que se explica por la conciencia pragmática del gobierno sobre el maná turístico que representa La Habana Vieja, verdadera joya arquitectónica e histórica de la capital y del país.
Una ciudad segura.

Sin embargo, a pesar de la crisis, La Habana sigue siendo una ciudad especialmente segura debido a la fuerte represión de la delincuencia.

Si un cubano roba a un turista, puede enfrentarse a penas muy duras, normalmente hasta la cárcel.

En el Vedado, por ejemplo, las calles más concurridas se filman las 24 horas del día.

Sin embargo, aunque los robos se castiguen con severidad, y sigan siendo bastante raros, es necesario mantenerse alerta.

Hay poco riesgo de robos, pero si no cuidas tus pertenencias, te las pueden robar en lugares públicos.

havana cubaPin
Historia de La Habana: desde la fundación hasta hoy - Foto © Tristan Quevilly

Historia de las calles de La Habana

El primer levantamiento topográfico de la ciudad fue realizado por decreto en 1763 por el Conde de Ricla, que delimitó entonces cuatro distritos. Al mismo tiempo, se nombraron las calles y se numeraron las casas. En La Habana, como en otros lugares, la mayoría de los nombres se han tomado prestados de personas ilustres. A continuación se detalla el origen de algunos nombres.

  • Aguacate (abogado). Allí crecía un generoso árbol de aguacates con sabrosos frutos, lamentablemente derribado en 1837.
  • Aguiar. De Don Luis José de Aguiar, Consejero Real y ciudadano ilustre de la ciudad.
  • Amargura. Durante la Cuaresma, la procesión de la Pasión salía cada tarde de la residencia de los franciscanos y se dirigía a la Iglesia del Cristo, donde los fieles hacían penitencia. Avenida de los Presidentes, o Calle G, una de las principales arterias del barrio del Vedado. A lo largo de la avenida se erigieron las estatuas de los presidentes de la República, que fueron desbloqueadas tras la victoria de la revolución.
  • Baratillo (mercadillo). Aquí se ubicaron los primeros puntos de venta.
  • Callejón de Justiz. Este callejón no debe nada a la justicia, sino a la residencia del Marqués de Justiz y Santa María, en la esquina del Baratillo.
  • Callejón del Chorro. Fuente donde los Habaneros solían obtener agua.
  • Callejón de San Juan de Dios. Uno de los muros del Hospital San Juan de Diós daba a este callejón.
  • Calzada de San Lázaro. Esta calle empedrada conducía al Hospital de San Lázaro, construido en 1746.
  • Camino Militar. Unía la ciudad directamente con el Castillo del Príncipe.
  • Capdevila. Nombre del militar español que defendió a los estudiantes de medicina, que fueron fusilados en 1871 por decisión del Consejo de Guerra.
  • Cárcel. Uno de los muros de la enorme prisión que ocupaba el actual Parque de los Mártires daba a esta calle.
  • Carlos Tercero (Carlos III). Esta amplia avenida, construida en 1835, acogió un año después la estatua de Carlos III. Mantuvo este nombre hasta 1974, cuando fue rebautizada como Salvador Allende en homenaje al asesinado presidente chileno.
  • Compostela. Del Obispo Don Diego Evelino de Compostela, que hizo construir su casa en el número 155.
  • Cuarteles. Sus dos extremos estaban delimitados por el cuartel de San Telmo y el de Artillería.
  • Cuba. Esta calle homónima del país sigue reuniendo un gran número de edificios históricos, instituciones culturales y servicios públicos.
  • Desamparados. Recorría la muralla de la zona sur, la parte más solitaria de la ciudad.
  • Empedrado (pavimentado). Es la primera calle empedrada de La Habana, y se cree que fue pavimentada antes de 1770. Conecta la catedral con la plaza de San Juan de Diós.
  • Galiano. En referencia a Don Martín Galiano, Ministro de Fortificaciones, que mandó construir un puente que lleva su nombre y que fue destruido en 1839.
  • Lamparilla. Un devoto de las almas solía encender un farol allí todas las noches, en su habitación, en la casa de la esquina de la calle Habana... En esa misma calle vivían el vendedor de aspiradoras y su caprichosa hija de Nuestro Agente en La Habana, Graham Greene.
  • Luz. No es más luminoso que otro, pero aquí vivió Don José Cipriano de La Luz, Consejero General de Correos y, por tanto, personaje ilustre de la ciudad. Situada entre Cuba y Damasco, alberga hermosas casas coloniales con tejados de teja. También se pueden ver los edificios Art Decó y la vivienda del médico de la familia, una construcción posmoderna de cristal.
  • Mercaderes. Antes de la revolución, cuando se permitía el comercio privado .
  • Morro. Desde esta calle, antes de que se construyeran las cárceles reales, se podía ver el castillo del Morro.
  • Muralla. La puerta de la muralla real se abrió aquí en 1721.
  • Neptuno (Neptune). Lleva el nombre de la fuente de Neptuno, antaño situada en el paseo de Isabel II. Hoy se encuentra en el Malecón, frente a La Habana Vieja.
  • Obispo. Asistido por el obispo de la ciudad en el momento de bautizar las calles.
  • Obrapía (obra pía). El más ilustre de sus habitantes, Martín Calvo de Arieta -comandante de las compañías de caballería- incluyó en su testamento una suma de 5.000 pesos (en 1679, ¡una fortuna colosal!) que debía destinarse a la dote de cinco niñas huérfanas cada año.
  • Oficios. En esta calle se concentraban los puestos de los artesanos. En 1584, cuando La Habana sólo tenía cuatro calles, ésta era la principal.
    O'Reilly. El general O'Reilly fue el primero en entrar en La Habana por esta calle después de que los ingleses entregaran la ciudad a la corona española en 1763.
  • Peña Pobre. Desde aquí se podía ver la loma del Ángel, que a su vez había sido bautizada como Peña Pobre.
  • Refugio. En el siglo XIX, el capitán general Mariano Rocafort, sorprendido por una gran tormenta, se refugió en los apartamentos de una viuda mulata. Hacía tiempo que el sol había reaparecido mientras él estaba allí.
  • San Ignacio. Este era el nombre del colegio de los jesuitas y de la iglesia de San Ignacio de Loyola, que luego se convirtió en el seminario y la catedral. Antiguamente se conocía como calle Ciénaga.
  • Tejadillo. En esta calle había una casa con un pequeño tejado de tejas, que debía servir de ejemplo a sus vecinos con su (demasiado) modesta cubierta de estiércol de vaca.
  • Teniente Rey. Nada que ver con el rey... En la esquina de La Habana, vivía el teniente de un gobernador de la isla llamado Félix de Rey.
  • Zapata. En homenaje no al famoso revolucionario mexicano, sino al Dr. Salvador José Zapata, que donó sus propiedades (8 casas) para contribuir a la educación de la juventud cubana.

Ahora te toca a ti

Ahora me gustaría saber, ¿tienes alguna pregunta?

¿O quizás tiene alguna información que añadir?

En cualquier caso, hágamelo saber en los comentarios a continuación

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *